DESTINOSPARAGUAY

Areguá

Ubicado a tan solo una hora de Asunción, el encantador balneario de Areguá se emplaza a orillas del lago Ypacaraí con una más que merecida fama por tres razones específicas: mantener la estampa colonial de los tiempos en que brillaba como el oro, ser el hogar de las frutillas mas sabrosas del país mediterráneo -las que dan origen a exquisitas mermeladas, helados, tartas e inclusive exóticos licores- y por tener entre sus ciudadanos a algunos de los alfareros más creativos de Sudamérica, posicionándose como un referente en la materia.

[blockquote author=»» pull=»left»]Inicialmente, los Franciscanos bautizaron al lugar “Tapaicuá», corrupción del guaraní Tupa Icuä (Fuente divina), nombre primitivo del lago Ypacaraí.[/blockquote] Fundada en 1538 por monjes Franciscanos, sobre la base de un pueblo pre-hispánico que vivía en las cercanías de lo que hoy es la actual iglesia de Areguá, los europeos tempranamente comenzaron a darle uso intensivo a este cálido y fértil territorio bañado por las aguas del lago Ypacaraí. Y es que luego de la misión eclesiástica, ya en tiempos de la colonia, el lugar fue largamente utilizado como estancia ganadera, para dar paso a mediados del siglo XIX a una exclusiva ciudad veraniega en la que residían temporalmente -en época estival- los más importantes intelectuales, artistas y políticos paraguayos de la época.

Areguá

Arte en barro (greda)
Arte en barro (greda)
Frutillas de cosecha local
Frutillas de cosecha local
Iglesia de Areguá
Iglesia de Areguá
Muelle
Muelle
Atardecer al borde del lago
Atardecer al borde del lago
Balneario de Areguá
Balneario de Areguá
Helado de frutilla
Helado de frutilla
Vista desde Cerro Koi
Vista desde Cerro Koi
Entrada a Playa Municipal de Areguá
Entrada a Playa Municipal de Areguá
Detalle de fenómeno ígneo en Cerro Koi
Detalle de fenómeno ígneo en Cerro Koi

Con temperaturas que pueden empinarse hasta los 40°C en verano y 0°C como mínima en invierno, además de intensas precipitaciones entre enero y abril, Areguá se presenta como un llamativo destino para el viajero que no busca la comodidad, sino que mimetizarse como un lugareño más en un entorno repleto de gente amigable y que pareciera haberse detenido en el siglo XIX, con paisajes naturales adornados de hermosas casas rústicas de amplios corredores, construidas en la época en que los vecinos más distinguidos iban desde la élite del Paraguay hasta las familias asuncenas más acaudaladas.

[blockquote author=»» pull=»right»]Ya entrada la noche, en las inmediaciones del balneario es común ver a jóvenes compitiendo por quien tiene el mejor equipamiento musical en el maletero de sus autos, convirtiéndose en una verdadera discotheque al aire libre.[/blockquote] El casco histórico -declarado Patrimonio Nacional en 1997- está articulado por la Avenida del Lago, que se extiende desde la cota más alta que aloja a la Iglesia de Areguá, hasta la orilla del lago Yparacaí, en las puertas de la Playa Municipal, visitada por miles de turistas que aprovechan su cercanía con la capital -a solo 29km- para escapar de la rutina y disfrutar de un rico tereré mientras navegan el lago en pintorescas embarcaciones, cabalgan a caballo o simplemente desean disfrutar de la naturaleza.

Areguá no es solo diversión. Como una reminiscencia de su pasado ilustre, a lo largo de esta ciudad con impronta de pueblo hay numerosas galerías de arte, destacan Guggiari Arte, El Cántaro y Luis Cogliolo Galería de Arte. Además, a un costado de la iglesia La Candelaria está el Museo Las Margaritas, que expone una selección de bellos objetos coloniales. Y a lo largo de Avenida La Candelaria los alfareros más avezados de la región exhiben coloridas vasijas, alcancías, maceteros, lámparas e ingeniosas imágenes decorativas de arcilla. Más de mil aregüeños viven directa o indirectamente de esta industria, ampliamente reconocida en ferias de Brasil, Argentina, Alemania, Estados Unidos, Taiwán y Japón.

Otro de los motores económicos de la zona lo constituye la producción de la frutilla. Tanto así, que anualmnte se celebra el tradicional Festival de la Frutilla, que aúna a los productores de toda la región y en el que se pueden degustar una amplia variedad de delicias derivadas de este sabroso fruto.

[blockquote author=»» pull=»left»]Además de Paraguay, solo Canadá y Sudáfrica cuentan con fenómenos geológicos como el de Cerro Kõi.[/blockquote] Para finalizar, probablemente originada por la permanencia de la arquitectura colonial y por su pasado en la guerra del Chaco, el folklore oral es muy rico en historias de fantasmas, lo que se complementa de manera perfecta con el Cerro Kõi, conocido por las historias de sus pueblos originarios que intentaban explicar las formaciones de piedra arenisca octogonal presentes en él, constituidos por bloques horizontales de areniscas de origen ígneo -bastante parecido a un panal de abejas-, y que son únicas en Latinoamérica, lo que le valió ser declarado Monumento Natural en 1993.

Panoramas hay muchos en Areguá y para todos los gustos, incluso paladares, solo basta con animarse a explorar un destino que de seguro te encantará.

Comentarios

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar