RECOMENDACIONESTIPS Y CONSEJOS
Tendencia

¿Qué enchufes se usan en Sudamérica? Parte 1/3

Vas de vacaciones para olvidar el stress y cuando llegas no puedes cargar tu celular, cámara ni pilas, tampoco puedes conectar el computador, así que te quedas sin fotos y desconectado del mundo, o luego de enchufarlos ¡Los quemas! Para que eso no pase, aquí una guía básica de casi todos los enchufes que usamos en Sudamérica.

Lo primero es comprender por qué no existe un enchufe único y la respuesta es sencilla: A medida que se democratizó el uso de la electricidad, cada gran fabricante de países industrializados creó sus propios enchufes con distintas clavijas o «patitas», de diferentes voltajes y frecuencias, así que cada quien fue adoptando un standard determinado gracias a acuerdos entre países fabricantes y gobiernos locales. Lo cierto es que actualmente este hecho supone un gran inconveniente para fabricantes, usuarios y viajeros, ya que existen 14 tipos de enchufes diferentes, nombrados alfabéticamente desde la letra A hasta la N.

En segundo lugar, saber el voltaje y frecuencia en que operan tus dispositivos es clave, ya que NO basta con que el enchufe pueda ser conectado, sino que el voltaje y frecuencia de la electricidad de tu lugar de destino debe ser el mismo, de otro modo puedes ser víctima de accidentes, contratiempos o dañar irreversiblemente tus dispositivos electrónicos. Por ello, revisaremos en tres diferentes entregas los detalles de cada país sudamericano:

CHILE: Voltaje de 220-240v y frecuencia de 50Hz, basado en enchufes y tomas de corriente tipo C (dos clavijas redondas paralelas) y L (dos clavijas redondas con una toma de tierra al medio), siendo esta última la más implementada. Se trata del standard de la Unión Europea, por tanto cualquier europeo -con excepción de Reino Unido, Irlanda y Malta, que utilizan el conector G- podrá utilizar tranquilamente su equipamiento en el país del vino y los moais; Uruguay, Argentina, Paraguay y Perú también disponen de conectores tipo C. Y por cierto, la mayoría de los países de Asia, África y Oceanía utilizan el mismo voltaje y frecuencia, aunque con otros tipos de enchufe, por lo que tendrán que adquirir un adaptador.

 

 

 

 

BOLIVIA: El voltaje utilizado en el país altiplánico es de 230v y 50Hz de frecuencia, con enchufes y conectores del tipo C (dos clavijas redondas paralelas) y A (dos clavijas planas paralelas con un pequeño agujero en cada una), siendo este último el tipo más común. La utilización de ambos formatos supone una gran ventaja, ya que se trata de los más extendidos a nivel mundial, incluyendo -por mencionar algunos- a Estados Unidos, Canadá, China, ambas Corea y Tailandia, además de Colombia, Perú y Venezuela en la región, todos con el tipo A. En tanto, el tipo C asegura compatibilidad con gran parte de Europa, además de Perú, Uruguay, Paraguay y Chile.


 

 

 

PERÚ: El voltaje utilizado en el hogar de la mejor gastronomía del mundo es de 220v y 60Hz de frecuencia -es de los pocos países sudamericanos que utilizan 60Hz, junto a Venezuela, Brasil, Colombia y Ecuador-, con enchufes y conectores del tipo A (dos clavijas planas paralelas con un pequeño agujero en cada una), B (dos clavijas planas paralelas con un pequeño agujero y una clavija redonda más larga que las otras dos) y C (dos clavijas redondas paralelas), con amplia predominancia del tipo A. Y al igual que en el caso boliviano, la gran cantidad de formatos ofrece un alto rango de compatibilidad, incluyendo Arabia Saudita, Maldivas, México y Taiwán, con el tipo A; Jordania y prácticamente la totalidad de Centroamérica, Colombia, Ecuador y Venezuela con el tipo B, y Europa, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Chile.

 

 

 

 

ARGENTINA: El país del tango y las milanesas tiene su red eléctrica basada en 220v, con una frecuencia de 50Hz, con tomas de corriente y enchufes del tipo I (dos clavijas planas en forma de V y toma de tierra sobre ellas) y C (dos clavijas redondas paralelas), aunque es realmente difícil encontrar este último en instalaciones antiguas. Argentina y Uruguay son los únicos países sudamericanos que utilizan el formato I, que es más propio de los países de Oceanía, China y Uzbekistán, en tanto que el tipo C -si es que se logra dar con una toma de corriente de este formato- permite a los europeos que conecten sus equipos.

 

 

 

 

A modo de recomendación final, si en tu país el voltaje opera entre 110v y 127v -como es el caso de Estados Unidos y Canadá- y la etiqueta de tu dispositivo no dice explícitamente que puede funcionar entre 110v y 220v (en algunos casos dice 230v ó 250v), además de 50/60Hz, entonces necesitarás un conversor, también llamado transformador de tensión. Pero si efectivamente aparece el rango comprendido entre un mínimo y máximo, entonces podrás utilizar tus equipos en todo el mundo, sin problemas.

En la próxima entrega, analizaremos Brasil, Uruguay, Colombia y Guyana.

Comentarios

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar